ir aqui

jueves, 12 de enero de 2012

Boletín nº 70 de Diciembre 2011: Con el Pelo a lo Garçon

Las mujeres del XIX y principios del XX gustaban de llevar el pelo largo y recogido. En las antiguas fotografías, las podemos ver en la calle, con el cabello cubierto con mantillas, pañuelos, o velos de encaje o tul según su estatus social. La década de 1920, traería la moda del pelo corto a media melena, “a lo garçonne”.


En los años veinte, la belleza femenina comienza a tomar un nuevo valor. Un innovador tipo de mujer, más moderna, con pelo corto, más maquillada, elegante, sensual e independiente llega de Norteamérica. El público abarrota los cines y artistas como Greta Garbo son el modelo a imitar. Las jóvenes copian vestidos, peinados y estilos de las películas y de las fotografías que aparecen en periódicos y revistas de moda. Vestidos cortos y sueltos o trajes de corte masculino. En esta nueva sociedad, la mujer comienza a salir del hogar, a incorporarse a nuevos trabajos a tener más influencia social y a tomar las riendas de su propia vida.



Garçonne es una palabra francesa que en estos años veinte se empieza a aplicar a este tipo de mujer andrógina que se revela contra la feminidad tradicional. La revista ilustrada La Esfera en 1924, hablaba así de estos nuevos aires “ Es innegable que cada día aumenta el número de mujeres deseosas de hacer desaparecer lo que en todo tiempo hemos venido considerando como el tipo ideal de feminidad, decididas a sacrificar sus más preciados atributos y transformarse en efebos, en chicos de movimientos un poco desgarbados, rápidos andares, cabellos cortos y echados hacia atrás a fuerza de pomada y cuerpos desprovistos de curvas.”

La sociedad masculina, no vio con muy buenos ojos, este nuevo tipo de mujer y así lo recoge la prensa de la época: En 1924, el ABC es su consultorio de moda contestaba a la pregunta sobre un pelo que fuera bonito y de moda “Un peinado bonito y de última moda no existe, porque la moda impone el pelo corto, sin rizar y afeitado en el cuello. Lo más feo que se ha conocido desde que Dios puso en el Paraíso a la primera mujer hasta nuestros días.”

En 1926, la Revista Blanco y Negro, decía “En Paris no solamente se persiste en la moda del pelo corto, sino que desoyendo la voz de la coquetería y los consejos del espejo, las mujeres se dejan pelar sin piedad… de seguir así, no será extraño que la mujer-chico llegue a pelarse al cero como los quintos…”

En junio de 1926, el periódico ABC, daba la noticia de un hecho ocurrido en Alicante “ Se comenta regocijadamente el siguiente suceso: una mujer casada sintió deseos de cortarse el pelo a la moda y con intervención de un peluquero, se hizo la “reforma” concienzudamente afeitándose además el cogote. Cuando se presentó la señora en su casa, el marido encolerizado decidió completar la obra, y sujetándole a su esposa en forma que no pudiera resistirse requirió una navaja barbera y le afeitó enteramente la cabeza.”

La moda saltó más allá del ámbito de lo privado. El alcalde de Almendralejo (Badajoz), puso límite al cabello y las faldas cortas. En el Consejo municipal de Altdorf (Baviera) establecieron un impuesto sobre el uso de cabelleras cortas. En Llanfair (Inglaterra), se organizó un concurso de cabelleras largas entre las jóvenes, en el que no participó ninguna.


El pelo corto, más cómodo y sin necesidad de tantos cuidados suponía una tentación difícil de resistir, y a pesar de los prejuicios sociales se fue imponiendo de forma muy rápida. En una carta de Margot a su prima Amalia Yebra Rittwagen en Terque se decía: “Málaga 28 Enero 1928

Ya se que te has cortado el pelo, me figuro estarás muy contenta, todas las que lo tienen cortado dicen se encuentran tan cómodas que les será muy difícil dejarlo crecer otra vez. Yo soy de las que aun no se han atrevido y me parece que cuando ya no me he decidido es que no he de hacerlo…”

Para ese año, la “Cabeza moderna” había ya triunfado. El ABC recoge “ El pelo corto es absolutamente indispensable, y así lo ha comprendido la moda que no tendría éxito si quisiera imponer de nuevo las trenzas. El pelo corto ha quedado definitivamente aceptado en el programa de la moda, porque esta sabe que de entablar combate la mujer triunfaría.”

Design by: Remedios Fernández