ir aqui

miércoles, 21 de agosto de 2013

Estreno del último documental "Le llamaban Kent Wilson

 



Ya se puede ver en nuestra página web museosdeterque.com,  sección el almario 

el último documental  realizado por el Museo Etnográfico de Terque.

 
“Le llamaban Kent Wilson”.   

 

El Museo Etnográfico de Terque  estrenó ayer noche,  20 de Agosto, en Santa Cruz de Marchena el documental “Le llamaban Kent Wilson”.   El video recupera la figura del escritor almeriense  Ángel Cazorla Olmo. Nacido en Santa Cruz de Marchena en 1930,   reúne en su persona,  una  riquísima historia  personal y una dilatada carrera literaria.

El documental  realizado por  José Carlos Castaño Muñoz, de la productora elalmario para el Museo  Etnográfico de Terque, se ha grabado  en Tarrasa, donde vive actualmente, en Santa Cruz de Marchena su pueblo natal, y en el Parque Temático OASYS, poblado del Oeste, conocido como Mini Hollywood, donde se contó con su valiosa colaboración.

 
La presentación, realizada en la plaza del pueblo,  fue en una noche llena de magia y emoción a la que acudieron buena parte de  los vecinos de Santa Cruz y de otras localidades cercanas.  La proyección se hizo bajo los grandes  plátanos de la plaza, y sobre la pared de su preciosa iglesia, donde Angel fue monaguillo.  

El  director del Museo Alejandro Buendía, hizo un repaso de la trayectoria de Ángel como ser humano y escritor.  Un simpático detalle fue la imposición de la placa de “Sheriff  de Santa Cruz.” Dio las gracias a Ángel Cazorla por su generosa participación y  al editor Juan Grima por ponerlo sobre su pista y la de su gran novela El Pan y la Tierra.

 


Dio también las gracias a José María Rodríguez, -Director- y  Actores del Mini Hollywood por su participación en el rodaje y acompañar  a Kent Wilson  en su vuelta  a su oeste.

Al director  del documental José Carlos Castaño, por su maravillosos trabajo,  y a los Ayuntamientos de Terque y Santa Cruz por su patrocinio. Ambos alcaldes hicieron entrega a Angel de sendos regalos, un barrilito de uva y una placa.

Mari Luz Segovia  puso su voz a la banda sonora, con la sorpresa al  termino de la proyección  de la interpretación de dos canciones que emocionaron a todos los asistentes “Ojos Verdes” y   la habanera “Yo te diré”

 

 
A Ángel, le quedan pocas cosas que hacer en la vida, hijo de humildes parraleros, abandonó la escuela a los catorce años y como muchos almerienses, un año después emigró a Tarrasa.

En 1952, a los 22 años, se inicia  como escritor en la literatura popular. Con el seudónimo de Kent Wilson, publica casi un centenar de relatos westerns, policíacos, románticos, de guerra y de ciencia ficción.  Puede considerarse, uno de los escritores almerienses con más páginas escritas y más leídos, por su incursión en la literatura popular.

El Museo Etnográfico de Terque ha querido reconocer a Ángel, como único  representante almeriense de un género literario, hoy  casi desaparecido, la novela popular del oeste. Menospreciada  por las instituciones como buena parte de la cultura popular, su lectura fue muy extendida en toda España, donde numerosos kioskos vendían y cambiaban estas novelas.

 
En 1957,   Angel se trasladó a Bélgica,  donde trabaja como albañil, y asistiendo a clases nocturnas, se diploma en inglés y francés. A su regreso a España,  compagina su trabajo viajando por todo el mundo como representante de una importante industria textil de Terrasa, con el ejercicio de la traducción.

 
De su pluma han nacido  también novelas de mayor madurez  y valor literario  como “El Pan y la Tierra” o “Crónica de una Herencia.” La primera es  la novela  que mejor ha retratado la sociedad rural  de los pueblos parraleros  de Almería. Escrita en  Lovaina (Bélgica) en 1959, fue publicada  en 1974,  en Tarrasa.

El Pan y la Tierra nos lleva a Santa Cruz de Marchena, a las primeras décadas del siglo XX.  El argumento dramático, muestra la vida dura y austera de una familia de parraleros. La figura opresiva y dominante del padre,  con la tierra como única meta, enfrentada a sus hijos que buscan la libertad, a través de los caminos del amor y la emigración, para huir de una sociedad refrenada, contenida e hipócrita.

Con una magnifica descripción de historias paralelas y personajes, la vida cotidiana y las costumbres fluyen para mostrar el pequeño  y aislado mundo rural de Santa Cruz.

 
Su obra abarca también la poesía con obras como “El Viento y la Memoria.”  o  “Sonetos al hombre.”

 
Durante la presentación sintió en Santa Cruz, el  calor de sus vecinos, que lo abrazaron y se emocionaron al recordar momentos de su vida.  En el  documental Angel   recorre lugares de Santa Cruz, como la calle Alta donde nació, la rambla de Zora donde pasó su infancia entre parrales, la iglesia donde fue monaguillo. Leyó sus poemas bajo los grandes árboles de la plaza de Santa Cruz y jugó a ser un vaquero más en el poblado del oeste del Mini Hollywood, donde los forajidos fueron más amables y menos fieros de los que él contaba en sus novelas,

  
Contar historias  a través del lenguaje visual es una de las líneas de trabajo que estamos desarrollando en los Museos de Terque. Documentales etnográficos que nos hablan  de  historias personales singulares, de costumbres, de oficios, de fiestas, de pueblos de Almería.  Una “Alacena de los Recuerdos”  destinada a guardar en videos todo lo que el recuerdo no quiere guardar. La memoria de lo que quiere desaparecer en el olvido, las frágiles historias de la gente corriente. Historias como la de los “Últimos Parraleros”, la vida de “Paca la del Pan “  la de “Antón Cortés, el Hojalatero de Purchena”,  la memoria de la tienda de tejidos “La Modernista” de Alhabia,   la  vida de Antonio Abad” el Juez del Instante” o la del relojero de Suflí “El Tiempo al Tiempo.”

Design by: Remedios Fernández