ir aqui

sábado, 23 de noviembre de 2013

El Museo de Terque recupera el mobiliario de la Empresa Consignataria de los Berjón

El Museo Provincial de la Uva del Barco de Terque y la Autoridad Portuaria de Almería recuperan una joya de la historia comercial de Almería: el mobiliario de la Empresa Consignataria de Buques Berjón. 



 

El  26 de Noviembre,  el Museo  Provincial de la Uva del Barco de Terque  presentó a la sociedad almeriense, la recuperación del mobiliario de la Empresa Consignataria de Buques de la Familia Berjón.
 
Los muebles que serán desmontados y trasladados al Museo Provincial de la Uva del Barco de Terque, se encuentran  en el Paseo de Almería  nº 57.  1º piso.

Esta recuperación cuenta con el patrocinio  de la Autoridad Portuaria de Almería y del Ayuntamiento de  Terque.

A la presentación asistieron:  Trinidad Cabeo, presidenta de la Autoridad Portuaria de Almería,  Baldomero Cadenas, alcalde de Terque,  Andrés Sánchez Picón, profesor de Historia Económica de la Universidad de Almería, Manuel Berjón Barrera,  Alejandro Buendía director del Museo de Terque y José Carlos Castaño, director del documental “ El Consignatario”.
 
El mobiliario  fue encargado por  J. Guillermo Berjón Romera,  a principios de los años 1920.  Siendo la pieza principal un elegante mueble mostrador de cerca de 9 metros. Por sus cuatro ventanas se tramitaban los  embarques y billetes. Este refinado mueble esta realizado  en madera de caoba,  con cristales biselados de colores y   separaciones con adornos  de filigrana en bronce, realizados por el artesano Antonio Torres Bernabeu de Almería.

 
Los Museos de Terque siguen en su empeño por conservar el patrimonio material  de la provincia de Almería. A esta joya de la historia comercial de Almería, se le suman anteriores recuperaciones como el mobiliario del Estanco de los Algarra   también en el Paseo de Almería o la Tienda de Tejidos la Modernista en Alhabia.

 

 
 




En la familia Berjón  se recoge, como en pocas,  la historia de Almería.  Su  relación con  la Uva del Barco, como propietarios de parrales, exportadores,  dueños de fábricas de serrín de corcho o su actividad principal como consignatarios de buques, los hace  fundamentales  para   entender  la vida económica y social de la provincia en los dos últimos siglos. La familia Berjón procede de León, y un  Berjón leonés, guardia civil, estuvo destinado y se retiró del servicio en Canjáyar, donde crió a su familia. Uno de sus hijos, Manuel Berjón Sánchez, entró de niño aprendiz en la tienda de tejidos del pueblo, donde duró poco, ya que siendo aún adolescente se colocó en una empresa consignataria de Almería, de la que pocos años después era titular.    Con su iniciativa y trabajo  consiguió logros tan importantes como el servicio directo entre Almería y Nueva York con trasatlánticos de la naviera AUSTRO AMERICAN LINE  con base en Trieste. 
 
La donación de este mobiliario y su historia, nos llega de la mano de uno de sus descendientes,  el abogado Manuel Berjón Barrera (Almería, 1931).  En su casa, escuchó por boca de su padre historias de barcos, de uva, de fracasos y éxitos, de emigrantes que marchaban a América, en resumen la historia de  los hombres y mujeres de Almería.

Los  consignatarios de buques  fueron agentes que  representaron en Almería a las principales empresas navieras de cada época.

La oficina de  la empresa consignataria se encontraba situada en la casa familiar del Paseo de Almería nº 57, entonces llamado Paseo del Príncipe  y en sus sótanos  se expidieron los  pasajes para los muchos emigrantes de Almería y provincias limítrofes que partieron a finales del XIX y  principios del siglo XX a hacer las Américas.
 
"Esta fue su  primera actividad importante.  La empresa tenía representantes en los pueblos, que mandaban a los viajeros y les arreglaban el viaje. Montó  también oficinas en Nueva York  y Dublín. Venían  grandes barcos trasatlánticos a Almería como el Martha Washington, y posteriormente el Saturnia, el Vulcania y , el Oceanía.

Durante la guerra del catorce, los aliados lo pusieron en la lista negra y no pudo trabajar durante algunos años ya que la empresa a la que representaba  era austríaca."
 
Al morir Manuel Berjón Sánchez, en 1920, se hace cargo de sus negocios el tercero de sus tres hijos, Jesús Guillermo Berjón Romera (1903-1972), que  con  17 años, toma las riendas  de la empresa diversificando sus actividades, entre otras como primer agente de la Ford en Almería en su Garaje Americano, cerrado al final de la guerra civil.
 
En los años 1920 y 1930, destaca su actividad como exportador de uva, principalmente a Brasil y en  menor escala a Inglaterra y Suecia. "Mi padre exportaba  su propia uva y la que compraba a otros parraleros. Un año descubrió que la mejor manera de vender su uva, era llevarla él mismo a Brasil. Allí vivía una hermana de su madre.  Conservaba la uva en una cámara frigorífica en el puerto de  Río de Janeiro, vendiéndola al por menor en pequeñas partidas en el mismo  Río de Janeiro y Sao Paulo. Así lo hizo durante algunos años, siendo muy productiva la venta,  pues evitaba a los intermediarios, que eran los grandes beneficiados de este negocio."

Guillermo Berjón hizo  un gran esfuerzo por  publicitar y  dar a conocer su uva en los mercados internacionales. Con  el nombre de su padre "Manuel Berjón"  destacaron  los magníficos carteles  y  postales publicitarias, diseñadas por el  famoso cartelista  de Carlos Ruano Llopis[1] e impresos en la imprenta Ortega de Valencia.  Los carteles  y postales se distribuyeron por las fruterías e incluso iban en el interior del barril con la uva.
Junto a  esta actividad como exportador de uva, Guillermo Berjón, continuó con  la empresa de consignación de buques toda su vida.
 
" Mi padre representó en Almería a varias empresas navieras como la sevillana "Ybarra y Cia.", que conjuntamente con la Naviera "Aznar" de Bilbao, representada en Almería por la Sociedad Lopéz Guillén, formaban los Servicios Mancomunados de Cabotaje. En los años posteriores a la guerra civil, gran parte del transporte de mercancías de todas clases se hacía en barco debido a la falta de camiones y las deficiencias del servicio de ferrocarril. Por el puerto de Almería salía principalmente esparto destinado a las papeleras del Norte de España y se recibían toda clase de mercancías.
 
Ybarra tenía también el servicio de pasajeros con Sudamérica con sus transatlánticos “Cabo de Hornos” y “Cabo de Buena Esperanza” en los que emigraron a Argentina buen número de almerienses en aquellos años difíciles de la postguerra
 
También siguió representando a los herederos de la Austro Americana de Trieste que pasó a llamarse la Cosulich Line, posteriormente absorbida por la compañía Italia de Navegación". También representó a una empresa danesa "Det Forenede Dampskibs Selskab" que con su servicio del Mediterráneo  llevaba uva a Dinamarca y naranja a Holanda.”
 
La donación del mueble mostrador va acompañada de otros muchos muebles y enseres y documentación de la oficina: mesas de despacho, caja de caudales, prensa copiadora de cartas, máquinas de escribir, muebles archivadores,  cuadros y muchos otros elementos que ayudaran a reproducir el ambiente de la empresa. 

Con  la recuperación de este mobiliario, se sigue trabajando desde los Museos de Terque   en conservar la  historia de una  familia y una ciudad que  miraban al mar. La historia de unos barcos y una uva camino de  los puertos más alejados del mundo.
Nuestro más profundo agradecimiento a  Manuel Berjón Barrera y su familia.


 


 

Design by: Remedios Fernández