ir aqui

domingo, 18 de octubre de 2015

Dos siglos después la Seda volvió a Terque


Una de las novedades y alegrías que nos emocionaron  en la pasada XIII Jornada de Recuperación de Oficios Antiguos de Terque fue  el hilado de la seda por Rosa María Maqueda. Nuestra felicitación y agradecimiento.

La  historia del cultivo de la morera, la cría de los gusanos de la seda,  y su extracción e hilado es una página muy importante de la historia de la taha de Marchena. 

Con este motivo recuperamos un artículo publicado en nuestro Boletín Museos de Terque nº 92


 El Tiempo de la Seda en Terque  



Este Reyno no tiene otro fundamento, ni lo tuvo en tiempo de los Reyes Moros, si no es la dicha cría de la seda..."

La llegada de la primavera a Terque fue durante siglos el  tiempo de la seda.  Nuestros antepasados musulmanes,  rodearon sus tierras de morales y moreras,   que alimentarían los gusanos  de la apreciada seda.
Durante generaciones los hombres de Terque se fueron transmitiendo el arte de elaborar la seda, los secretos para recolectar  las hojas,  la cría del gusano en sus zarzos  de cañas  o  la hilaza de la  seda en sus tornos.

Los orígenes de la seda
La  fibra de seda fue un descubrimiento de los chinos en el siglo III a.c. Durante años intentaron mantenerlo en secreto,  incluso con amenaza de pena de muerte para aquellos que exportaran los huevos del gusano o las semillas de la morera. Al final se dice que salieron ocultos en el bastón  hueco de un viajero.
Las técnicas de producción y tejido de la  seda fueron introducidas por los árabes en España  en el siglo VIII, llegando a ser muy importante en  la economía de los reinos de  Andalucía, Murcia, Cataluña y Valencia.   

La producción de la seda a través del cultivo de la morera y la cría de los gusanos de seda fue una de las actividades más importantes en los pueblos de la taha de Marchena en época musulmana“su cría llegó a ser la segunda profesión de casi todos sus moradores... y el principal producto de exportación del reino de Granada.  Mármol Carvajal, en el siglo XVI, hablaba de la calidad de la seda de Marchena.



El levantamiento de los moriscos  de 1568  tuvo graves consecuencias para la producción de la seda, una guerra de tierra quemada acabo con  morales, simiente y gusanos. La posterior expulsión de los moriscos supondría perder la mano de obra especializada que conocía todo el proceso de la seda.
Después de esta crisis, a comienzos del XVII, la Corona y las autoridades locales  comenzarán a tomar medidas para intentar revitalizar la producción de la seda. El resurgimiento de esta actividad era vital para el desarrollo económico y consecuentemente para  el éxito de la repoblación del reino que se estaba realizando con cristianos viejos. También por los ingresos que suponía  la producción de seda para la Hacienda Real. Entre las medidas adoptadas, estuvieron  estimular la plantación de moreras y morales, el retorno de algunos moriscos maestros en este oficio o exenciones fiscales a los criadores. 
A lo largo del XVIII siguieron los intentos por desarrollar el cultivo. Nuevas provisiones y leyes  como las de 1778 o intentos para estimular el cultivo como el de 1785 por  la Real Sociedad Económica de Granada, que  ofrecía premios a los cosecheros que plantasen mas morales o moreras y a  las personas que presentasen " mayor y mas bien hilada porción de seda...". En estos años finales del XVIII, la seda en Terque, comenzará un retroceso progresivo que llevará a su desaparición en el XIX.






La seda en Terque

En 1623 el trabajo de la seda debía ser uno de los pilares de la economía de Terque, pues en el Reglamento de la Cofradía del Santísimo Sacramento y Nuestra Señora del Rosario se dice: “Cada uno de los Hermanos, si es cosechero de seda contribuye cada año con dos libras y media de seda, y los que no crían seda dan cinco rs. y medio...”.

 En 1693 vemos cual era la cosecha de seda en Terque de aquella primavera " En el lugar de Terque en beinte y quatro dias del mes de maio de mil y seizientos y nobenta y tres años, el Conzexo  Justicia y regimiento deste lugar se juntaron a la determinación de lo que debian azer en quanto a la cosecha de la seda de este lugar por no aber abido persona por si ni en nombre de su Magestad que encabezase ni  administrase dicha renta... para azer rexistro  de los zarzos de la seda y capullo que abia en este lugar..." Para ello se nombró una comisión formada por  7 vecinos, los cuales bajo juramento dijeron lo harían de  " a su mexor saber y entender." Después le sigue una relación de los zarzos que tenía cada cosechero en su casa "... en casa de Luis de Arrieta se allaron quatro zarzos..... en casa de Sebastian Ordoño se allaron dos zarzos ... en casa de Francisco Berenguel  maior allaron tres zarzos...." En total se visitaron 34 casas donde se encontraron 71 zarzos.

La Alcaicería de Granada monopolizaba la compra y venta de la mayor parte de la seda del Reino de Granada. En Terque en mayo de  1767, se reunía su Ayuntamiento para nombrar " conductor para que este conduzca la seda de los cosecheros  de este pueblo a la Real Aduana de la ziudad de Granada como se previene por la Real Istrución, nombraron a Jacinto Martinez, vezino de este lugar... y quedo con la obligación de conducir la seda  que se le entregue pagándole un real la libra de la que conduzca."

En 1752  el Ayuntamiento de Terque se reunió para hacer el " cabezón de seda" o " el repartimiento de los derechos de seda"; para ello nombraron a una comisión de  cuatro vecinos " y teniendo presente la tasación de las arrobas de seda que cada uno tiene se paso azer dicho repartimiento cargándole a cada una arroba de seda siete maravedies y medio..." En total se contaron 52 cosecheros.

En 1803 se dictan normas para intentar recuperar el esplendor que había tenido la producción de seda en siglos anteriores. Los esfuerzos fueron baldíos, pues no llegaría a recuperarse su actividad“...para que cuidase de la conservación, plantación y cría de morales o de moreras... a efecto de que se poblasen las tierras de este y reino, llegase la cosecha de seda al colmo de la abundancia que en lo antiguo.”
A pesar de estos esfuerzos, las primeras décadas del siglo verán el declinar de la seda en nuestro pueblo. En 1830 la seda ya había desaparecido de Terque,  en un informe del Ayuntamiento ya no la encontramos, como uno de los productos de su economía.

El cultivo de morales y moreras
Para criar y alimentar estos gusanos se utilizan las hojas de los morales y moreras. Los morales se adaptaban mejor en las zonas de montaña y las moreras en las zonas más llanas. Las moreras se fueron imponiendo  por ser mas corto el periodo en que comenzaban a ser productivas desde su plantación.

En cuanto al sitio de su plantación era  común la utilización de los límites de las haciendas. En 1752, el Catastro de Ensenada nos habla del cultivo de la morera en Terque. A través de él podemos ver como se utilizaban  los márgenes y balates para su cultivo, aprovechando el resto  de la tierra para otros cultivos como cereales, vid u olivo. “...dixeron que en las tierras que se han declarado hay diferentes, Olivos, Morales y Moreras... dixeron que los Arboles que llevan expresados por lo que respecta a las Moreras están puestas en Yleras a los márxenes y valates de las tierras.” En 1803 se  insiste en este punto recomendando “... procurando que la plantación se execute primero en los sitios más proporcionados inmediatos al pueblo que mejor se puedan guardar, y menos perjudiquen las tierras labrantías, y que se aprovechen todas las lindes, ribazos o bordes de acequias y demás sitios proporcionados..”

En cuanto a su cultivo era importante  la manera de coger las hojas, así en Granada en 1601 se recomendaba que "... al tiempo de coger la hoja, dexen y guarden las guías,... que a sido de mucho beneficio para los dichos morales y augmento de la cría de la dicha seda."
 En 1779 el Ayuntamiento de Terque  acordaba sobre el momento  en el que los cosecheros  debían proceder a  cortar las hojas de  las moreras y advertía a los vecinos sobre posibles robos "... que ninguno sea osado a coxer ninguna oxa de las moreras asta el dia ultimo deste mes y entonzes cada uno la de sus moreas y no la axena baxo la misma pena asi lo mandaron...".
De la abundancia de las moreras en Terque  también son testimonio las puertas más antiguas del pueblo hechas con esta madera.


                            


La elaboración de la seda

La seda procede de los capullos que elaboran los gusanos de seda, éstos  son realmente una especie de orugas de una mariposa nocturna blanca, la Bombyx mori.  La vida del gusano es de  unos 40 días aproximadamente, los 25 primeros como gusano. El gusano hila el capullo en 3 días, y en su interior permanecerá otros 15 días hasta convertirse en mariposa.  La temporada  de la seda era durante los meses de abril y mayo, coincidiendo el nacimiento  de los gusanos con la recogida de las hojas de morales y moreras. El  gusano forma el capullo con un líquido viscoso que se endurece con el aire.  Cada capullo esta formado por un hilo de seda ininterrumpido  de más de 2 km.

Los gusanos se criaban sobre zarzos o paneras. En Terque se utilizaban los zarzos, que eran  cañizos, tejidos de cañas  atados con tomiza de esparto, que formaban una superficie plana sobre la que se criaba el gusano. También hay testimonios de la utilización de basares en algunas casas." en la casa de Pedro Alonso se allaron un zarzo... en casa de Ana Navarro se allaron quatro zarzos...".
Cuando los gusanos terminaban de hilar el capullo había que matarlos antes de que segregaran en su interior un alcalí que estropeaba la seda. Para matar a los gusanos, los capullos se dejaban  durante todo un día al sol, en ocasiones también se utilizaban hornos. En  Terque en mayo de 1780 los maestros que trabajaban la seda, se quejaban de las malas perspectivas de la cosecha por el mal tiempo que les acompañaba y que no permitía realizar este proceso por sucederse los días nublados y la falta de hornos en el pueblo "allarse la cosecha en una total ruina por no ser los soles suficientes en estos dias, para agan el capullo ni aber ornos acomodados para ello pues, solo ay  uno en este pueblo que, solo puede dar abasto a cocer el pan del comun." 

Una vez muertos los gusanos, se procedía a hilar la seda por los maestros de hilaza, instalando las " candongas", calderas y tornos. Se buscaba un sito ventilado  en las afueras de la  población para evitar los malos olores o la contaminación de aguas de consumo. En Alboloduy, en 1805,  por ejemplo se utilizaba  la plaza de la Iglesia Vieja " ...se pongan uno o dos tornos para ilar la seda... es el mas proporcionado que tiene este pueblo para la ilaza de la seda, por su situación ventilosa y verdaderamente extramuros de la población... ". Los capullos  se echaban en una caldera con agua hirviendo. Se traía el agua en cántaros, procurando que estos no tocasen las aguas sucias de las calderas.   " ...el cántaro que usan los maestros para conducir el agua no toca en la de la caldera, ni en los gusanos, y no se ocupa en otro exercicio mas que el de traer agua, las aguas inmundas de la caldera las rocian en el suelo y en el se consumen...".
En las calderas el agua caliente hacia disolver la sustancia pegajosa que unía los hilos, estos empezaban a soltarse. Se cogían los extremos de los hilos sueltos y se iban devanando por medio de los llamados tornos. Estos  iban recogiendo el hilo a través de un carrete formando madejas.

En 1780,  la Junta de Comercio de la ciudad de Granada, manda un Comisionado de la seda para  presentar las  nuevas disposiciones sobre el hilado de la seda.  Reunido el Concejo de Terque se ordenó comparecer a los maestros de hilaza " comparecer a las Casas Capitulares a Diego Navarro vezino de este pueblo y a Tomás Martínez del mismo lugar maestros esaminados y a Joseph Tamaio de la villa de Albolodui. Se le manifestó el decreto por Vs. dado en ocho de maio de mil setezientos y ochenta, se les mandó acorten los tornos antiguos, y los dexen de tres baras y media de circunferencia o buelo a lo menos dos baras y quarta, ylandola solo con dos abujas y dos madexas, sin precaber mas con arreglo a lo que prebiene el capitulo  diez de la misma Rl. provisión en cuio tornos  se ilaran la seda sin perjuicio de probidenciar la ... de los nuevos tornos de los que piden los correspondientes a la cosecha."  Posteriormente el Comisionado y el Concejo se  reunieron a los cosecheros para explicar la nueva instrucción.  Al final se decidió  " que se ile con tornos largos antiguos, sin mezclar azaches ni otras cosas."Los gusanos  que quedaban desprendidos del hilo también se aprovechaban como alimento para los animales "los gusanos no ha havido exemplar que dejen pasar las gentes uno que pueda caer en el suelo pues para los pollos y gallinas están enpeñando a los maestros de continuo, y no dan lugar a que se desnuden los capullos para llevarselos...".



Design by: Remedios Fernández