ir aqui

martes, 20 de octubre de 2015

La Zorra en la Jornada de Recuperación de Oficios Antiguos de Terque

La jornada de  Recuperación de Oficios Antiguos de Terque, ha contado en estos dos últimos años con una nueva invitada: la tradicional Zorra.

El primer año de la mano del pirotécnico de Bentarique  José Antonio Blanes y en esta última de Antonio Maqueda de Illar, trabajador durante muchos años en el mismo taller. 

Hoy, Antonio, hace una preciosa artesanía, con aquellas zorras que el mismo preparaba.

Con este motivo recordamos el articulo publicado en el Boletín Museos deTerque nº 92, con el título de ¡Fuego a la Zorra!.




 La pirotecnia es uno de los oficios con más protagonismo  dentro de  las fiestas de la provincia de Almería. Desde el siglo XIX tenemos constancia documental de familias de pirotécnicos en diferentes pueblos de la comarca, como los Hermanos Campos en Illar,  los Blanes de Bentarique, los Hermanos De las Heras en Instinción o los Abad en Pechina.
Los cohetes, las tracas anuncian el inicio o el final de las fiestas. Dentro de los programas no faltan los castillos,  espectáculos nocturnos de fuegos artificiales. Los cohetes también se hacen protagonistas dentro de los principales actos religiosos, como la procesión de la Virgen del Rosario  en  Terque o la del Cristo de la Luz en Dalias, estando  su lanzamiento en ocasiones ligado a promesas. 

Uno de los espectáculos  pirotécnicos más singulares y que identifica a los pueblos del valles Andarax y Nacimiento es la llamada “Quema de la Zorra.” La Zorra  es un castillejo  o armazón hecho de cañas del que cuelgan docenas de cohetes “rateros”, unidos por una mecha corrida.  Su nombre lo da la figura de una zorra, que se coloca en la parte superior, hecha de cañas y papel,  y cuyo interior se carga también de cohetes.  El armazón es llevado por dos o cuatro personas que protegidos por ropas viejas,  corren llevándolo de un lado para otro bajo las explosiones y fuego. Se desconoce  la antigüedad y el origen de este ritual.



Los pueblos que aun conservan esta  tradición son:  Alboloduy que quema la zorra en tres de sus fiestas religiosas: San Roque, Santo Cristo y San Isidro. En Instinción,  en San Sebastián y en  la Virgen de la Candelaria o de los Papelicos. En Huecija “La Zorrica” se hace en las Fiestas de San Blas. En Santa Cruz de Marchena para San Agustín. Otros pueblos donde la Zorra  forma parte del programa de las fiestas son:  Illar, Alsodux,  Nacimiento o Abrucena.
En muchos pueblos, la documentación, las fotografías  y las fuentes orales nos dan  testimonios de su realización  en algún periodo de su historia. En Enero de 1919,  en Instinción,  se quemaron dos zorras en días sucesivos “ A las cuatro de la tarde, segunda zorra, promesa ofrecida por los señores D.  Francisco Berenguel y  D. José Pastor. “ En septiembre  1920, el Diario de Almería, daba noticias de las Fiestas de la Virgen de Tices en Ohanes  “ El día 10, a las 10 y media como terminación de las fiestas se quemó la tradicional zorra, armazón de cañas y cohetes.” En  marzo de 1935, el Heraldo de Almería  anunciaba las Fiestas de San José en Benahadux “ A las doce y media como final de fiesta se quemará una bonita y distraída zorra de fuego.” En Terque, la zorra  solo se  corrió en las Fiestas de la Virgen del Rosario de 1979,  1980 y 1981


Otro espectáculo pirotécnico de características parecidas al de la Zorra,  son los llamados  “Toros de Fuego.”  En este caso, el  armazón  sobre el que se colocan los cohetes  se asemeja al cuerpo de un toro.  En 1894, en las fiestas de Pechina,  lo vemos dentro del programa, realizado por los pirotécnicos de la localidad.  En la actualidad los Toros de fuego se siguen realizando en las Fiestas de San Miguel en Pulpí, San Roque en Felíx o en las del Cristo de la Luz de Dalías. En otros pueblos de la Alpujarra como Alcolea, la zorra se quema pero sin pasearla en ninguna estructura.



La quema de la zorra va precedida  de la interpretación de  piezas musicales  por la banda de música, con las que la gente baila y acompaña el paseíllo de la zorra. Suelen ser diferentes según el pueblo y la banda.  Cuenta Felipe Berenguel Bruque, director de la Banda “Los Iris” de Instinción que en Huécija, se acompaña de “La Vieja” y “Enero”  y en Instinción   se saca con “La Diana antigua”  y se toca “Intendencia.” Aunque antiguamente también se tocaba “Crispulín”. En Illar  también “Intendencia” y en Alboloduy, la banda interpreta la pieza conocida por “ Turuta.”
En ocasiones, algunas personas acompañaban a la Zorra representando una escena bufa.  En la fotografía de la zorra en Terque,  Antonio Rico, Antonia Cirera y  Anita García van disfrazados de Jeques  Árabes con la cartela “ Asunto solucionado. Todas las Uvas hemos comprado para la Arabia Saudita a esta tierra maldita.”
El espectáculo suele comenzar con el paseíllo de la Zorra por las calles del pueblo, al compás de la música. La quema solía durar unos 20 minutos.  La zorra estalla al final convertida en pequeños fragmentos, siendo muy  codiciado el rabo de la zorra, y en ocasiones premiado el que consigue agarrarlo. 


Sermón
Uno de los  elementos que acompañaba a la quema de la zorra, era el llamado “Sermón o Testamento”. En agosto de  1908, el diario la Independencia, nos contaba que en  las Fiestas de San Agapito en Rágol  “El día 21 en la tarde quedaron cerradas las fiestas con el tradicional sermón a la zorra, que fue quemada ya entrada la noche después de comentar cada cual a su gusto los motivos sobre los que versó el citado sermón.”
El sermón de la Zorra, tiene la misma connotación que el realizado en Carnaval, en el “Entierro de la Sardina.”   El parlamento de carácter burlesco es preparado y leído por un vecino. En él mismo,  va haciendo alusión a los acontecimientos más destacados ocurridos en  la vida del pueblo, relacionándolos con partes del cuerpo de la zorra que va repartiendo, “Y ya que de la muerte ha llegado el momento, justo es, que la bicha haga su postrero testamento. Por todas estas razones y no habiendo más que tratar, su cuerpo todito entero paso pronto a adjudicar. Lo primero es la asadura, que se la daremos al cura. El ano le pertenece a Cipriano, y la lengua, que es larga y lisa, para su Luisa…”  (Fragmento de un antiguo Testamento de la Zorra, recogido en Alboloduy por Julia Abad  y  Manuel Matarín.) El pregón ha desaparecido de la mayoría de los pueblos.  


La estructura de la zorra
La zorra estaba en su origen realizada con  un armazón  de cañas  secas atadas con hilo de cáñamo. Con forma de hexaedro regular su tamaño varía, pero  suele aproximarse a  los dos metros de alto por  2,5 x 1,5 m. Su fragilidad y los tirones que se le daban al correrla provocaba que se descompusiera, habiéndola de hacer cada año.  En la década de los 90, las cañas se empezaron a  ser sustituidas por armazones de hierro ligero o aluminio.  José Antonio Blanes Cuadra, pirotécnico de Bentarique  durante 60 años, recordaba “ Yo las aprendí hacer de mi padre Miguel Blanes Matarín, y éste de mi abuelo. En los pueblos nos preparaban las cañas cortadas y nosotros la armábamos y preparábamos en algún almacén

 







Design by: Remedios Fernández