ir aqui

jueves, 10 de marzo de 2016

La Marca de los Quintos una nueva pieza para el Museo de la Escritura Popular de Terque

El Museo de la Escritura Popular de Terque ha incorporado esta semana una nueva pieza, una Marca  en la que se medían los Quintos que iban a ser alistados para realizar el servicio militar.


 La Marca,  se encontraba en todos los Ayuntamientos, en ella  se medían  aquellos soldados que habían sido convocados al alistamiento de cada año.
Hasta 1878 eran  excluidos los mozos que no alcanzaban la talla de 1560 mm. y desde esta fecha, hasta 1900, se pidieron 1540 mm
La Marca viene a acompañar el espacio dedicado en el museo a  las cartas de los soldados desde la mili. 





Romance de curro el Palmo. Joan Manuel Serrat

....Mil veces le pide...
y mil veces que "nones"
de compartir sueños
cama y macarrones.

Le dice burlona...
..."Carita gitana,
cómo hacer buen vino
de una cepa enana".


Y Curro se muerde
los labios y calla
pues no hizo la mili
por no dar la talla....





Durante siglos el servicio militar para los hombres marcaba un tiempo de alejamiento forzoso de su medio social y familiar. Reclutamientos forzosos que en ocasiones se prolongaban años, y que se podían desarrollan en regiones o países lejanos como las colonias de Cuba, Filipinas o el Sahara Español. Servicios que incluso se desarrollaban en momentos o situaciones de guerras y conflictos.

Estas ausencias prolongadas de familiares, esposas, novias y amigos generó una correspondencia epistolar muy abundante. La escritura de cartas y la lectura de las que llegaban ocupaba muchas de las monótonas horas del soldado. Esta disponibilidad de tiempo libre dio lugar en muchos casos a un intercambio epistolar casi diario.



Manuel Martínez Gutierrez, hizo su mili en los Regualres aqui lo vemos  con las cartas en la mano


José Luis Segura de Terque haciendo su mili en Sidi Ifni


Cartas de soldados desde sus cuarteles, en campaña o las curiosas cartas de las madrinas de guerras reflejan la vida de estos hombres, sus sentimientos y esperanzas. El intercambio de correspondencia entre soldados en campaña y las llamadas madrinas de guerra, es un género epistolar que se desarrolla a partir de la I Guerra Mundial. Las cartas de este tipo que encontramos en el Centro de Documentación de los Museos de Terque corresponden al periodo de la Guerra Civil española y a la II Guerra Mundial.



El soldado buscaba recibir a través de estas cartas un apoyo moral y anímico. Mientras que para la madrina este acto adoptaba un carácter de patriotismo y participación desde la retaguardia. En los manuales de modelos epistolares también tuvieron cabida este tipo de cartas, como queda reflejado en distintos libritos y en las propias cartas en las que se repite el mismo esquema formal.

Los soldados relatan en las cartas a sus familiares las peripecias de sus viajes y los pormenores de su vida en el cuartel. Las familias contestan llevándoles las noticias de las rutinas familiares o los últimos acontecimientos de la vida social de sus lugares de origen. Dentro de esta tipología de la correspondencia militar, encontraremos en las páginas siguientes numerosos ejemplos destacando las cartas escritas por un capitán del ejército republicano, Enrique Ruiz a su mujer Araceli Nieto, de Terque, donde la desgarradora separación de su mujer y sus hijos da lugar a una correspondencia diaria entrañable.



Design by: Remedios Fernández