ir aqui

jueves, 30 de junio de 2016

La Exposición la Literatura de Kiosco llega a Adra

 Las exposiciones itinerantes de los Museos de Terque siguen su recorrido por la provincia. 


Hoy  día 30 se inauguró en   el Centro Cultural de Adra, la exposición La Literatura de Kiosco









   La novela que se vendía en los pequeños  quioscos,  en la calle. Que se alquilaba o cambiaba en los sitios y comercios más inverosímiles, ocupa un lugar muy relevante en la cultura de nuestro país  en el desarrollo de la lectura como entretenimiento.
También ha sido calificada como Novela  Popular,  y con este calificativo menospreciada  por su escasa calidad.  Es cierto que abundó una  literatura de baja calidad, de entretenimiento dirigida a unas clases populares con escasas exigencias intelectuales, donde atractivos personajes,  la emoción en la tramas o las exóticas localizaciones pesaban más que la construcción de los argumentos y personajes.
No siempre fue así,  pues dentro de la literatura de quiosco hubo colecciones donde se publicaron las mejores novelas y autores  consagrados de la época  y los autores clásicos, como fueron  la Novela Semanal o la Novela Corta.
Las colecciones fueron adquiridas por todas las clases sociales y sexos.  Mientras que la Novela Rosa sería absorbida por el público femenino,  la del Oeste sería  la preferida de los varones.
 Fueron novelas con portadas coloristas e ilustraciones interiores para atraer al comprador. De poca extensión,  60 a 100 páginas,  en papel de mala calidad y  por lo general en formatos reducidos – de ahí nace  su denominación de libros de bolsillo-  y  comercializadas a bajos  precios bajos.
De los folletines o novelas por entregas de principio del siglo XX, se pasó  a las novelas con narraciones completas donde el hilo conductor eran las aventuras de un mismo personaje que daba título a la colección.
En los años 1930 destaca la labor de la Editorial Molino con sus  dos colecciones Biblioteca Oro y Hombres Audaces, con traducciones de autores extranjeros,  con novelas del oeste, policiaca, historicas
La autarquía económica de los años 1940, con la imposibilidad de acceder a obras originales extranjeras, abrirá una oportunidad  en la novela  de quiosco para escritores y periodistas republicanos que tuvieron en ella un medio de subsistencia, como Francisco González Ledesma o Federico Mediante. También  encontraron su hueco autores antes dedicados en estas editoriales a la traducción como José Mallorquí.  Esta circunstancia  producirá una década de oro  de la novela popular española por  la calidad literaria de los escritores como  el almeriense  Enrique Cuenca Grancha y el gusto de sus ilustradores.
Muchos de los  autores escribían  novelas de cualquier género, y se pueden calificar de “Obreros de la pluma.”
La de los años 1950, fue la  fue la de mayor desarrollo editorial, numerosas series de grandes tiradas que absorbían un público lector cada vez mayor.  El declive de la novela popular comienza en los años 1960  con la aparición de nuevos entretenimientos como la televisión.  




En estos momentos otras dos exposiciones itinerantes de los Museos de Terque estan 

en el Museo de Velez Rubio, 
El Juguete Tradicional y Artesano de la provincia de Almería
 en Ugijar la exposición de fotografías. 
Ya no es Ayer. Memoria de la Vida Tradicional.





Design by: Remedios Fernández