ir aqui

miércoles, 21 de diciembre de 2016

60 Años de TVE



Este año TVE cumple 60 años, recuperamos un artículo publicado 
en el Boletín Museos de Terque nº 63 "La Televisión pronto llegará"


En 1947, Lolita Garrido, anunciaba a los españoles con  su canción  “La Televisión” la  pronta llegada  de este  colosal invento.  La primera demostración de televisión en España se  realizó en  1948, en la Feria Internacional de Muestras de  Barcelona. Las emisiones  con una programación diaria  llegarían de la mano de Televisión Española el  domingo 29 de octubre de 1956.  La radio que había dominado desde los años 20, tuvo un duro competidor con la llegada de la televisión.  El nuevo invento, suponía un gran revulsivo social, se abría una  gran ventana  al mundo, que revolucionaría costumbres y formas de vida.  En el comedor de muchos hogares, en los bares, las familias pusieron al  nuevo aparato en el lugar preferente que hasta entonces había ocupado la radio. En enero de 1958, ya había 15.000 receptores en España y en 1964, pasaban del millón. Los primeros telespectadores  se reúnen  en las casas de los vecinos  más afortunados o en lugares públicos como bares o  escaparates de algunas tiendas.  Allí una corrida de toros,  un partido de futbol y hasta un anuncio se convierte en todo un acontecimiento social.  En la imagen  superior  de 1964, podemos ver  a un grupo de niños y mayores reunidos en un bar, sentados en  bancos y sillas ante un televisor. Fue tomada  en un pueblo de España, por el fotógrafo  danés Enrique Subane García y cedida al Museo de Terque por Adela Matilla En 1960, la boda de Balduino y Fabiola o el triunfo de Massiel  en Eurovisión en 1968, pusieron a  España frente  a los televisores. 

Hasta 1963,  toda la producción se realizaba en directo, - a excepción de los espacios filmados-  desde los estudios del Paseo de la Habana  de  Madrid. En 1964,  se  trasladan los estudios  a  Prado del Rey. En 1965 comienza e emitir un segundo canal, la TVE 2, conocida como la UHF. En el año 1973, TVE  comienza  a emitir algunos programas en color, desapareciendo  el blanco y negro en 1977.
La primera televisión que llegó  a Terque, fue una Philips, al Bar de Luis García y Clotilde Amate. La compraron, sobre 1962,  a Pepe Amate de Bentarique. Su hijo Luis, así lo recuerda:  “Fue una gran novedad  en el pueblo, allí acudía todo el mundo, los niños formaban sentados en el suelo largas filas. A los mayores les gustaba todo, los anuncios, los dibujos animados, pero especialmente los toros y el futbol.” También recuerda una anécdota con Jacinto  Segura,  que  también  había   comprado un televisor. “Entró Jacinto, en el bar y acababa de empezar una corrida de toros,  me dijo - como es que en mi casa no salen los toros y aquí sí-, yo le dije, te han engañado  con la tele,  ves y habla con el que te la vendió, y así lo hizo.”


En Terque, las primeras televisiones las vendieron algunos vecinos, como representantes: Luis Pascual,  Paco Cadenas o Pepe  el Estanquero. Marcas como Philips, Iberia, Westinghouse, Telefunken, Askar, Inter o  Marconi lucharon aquellos primeros años por acaparar el mercado nacional.
En febrero de 1961, el Boletín de la casa Philips,  daba unas estrategias publicitarias para los vendedores de TV: “El  negocio de la televisión será para el que desde los comienzos lo persiga. Preocúpese de invitar a sus clientes  asiduos a conocer la televisión. Ellos lo agradecerán y verán que usted siempre ofrece las últimas novedades del mercado.
Busque también aquellas personas que usted crea que pueden ser buenos clientes de televisión. Entre ellas están: los propietarios de establecimientos, los que siempre quieren ser los primeros en comprar las novedades, los que tienen una posición social destacada, los que más se beneficiarán del milagro de la televisión: inválidos, ancianos, los que viven fuera de la ciudad. Recuerde que estos  compradores son una magnífica publicidad “de boca en boca” En los países donde la televisión ya tiene arraigo, se ha demostrado que la mayoría de los receptores vendidos lo han sido a “marido y mujer. No trate de vender por medio de un catálogo. El público comprador de receptores de TV quiere ver funcionar el aparato antes de comprarlo. Al comenzar las emisiones dirija unas breves palabras a los invitados, explicándoles que lo van a presenciar es un prodigio de nuestros tiempos.”
En 1964, impulsados por el Ministerio de Información y Turismo nacieron los populares Teleclubs. Centros de animación y promoción cultural, que se  fueron dotando de televisión y otras prestaciones como biblioteca o tocadiscos.  En Terque el Teleclub se instaló en las escuelas, aunque nunca le llegó la televisión, sólo un modesto  picú con el que se amenizaron algunos guateques. 

La programación  en los años 60,  constaba de un programa de sobremesa de  dos a cinco de la tarde y el de  tarde-noche, de siete a doce. Se iniciaba con la conocida Carta de Ajuste y terminaba con las notas del Himno Nacional y el  inagotable Caudillo.  La publicidad comienza a hacerse presente  desde principios de los sesenta. Retrasmisiones deportivas, corridas de toros, anuncios o los primeros telefilmes norteamericanos como: Perry Mason, Los intocables Los invasores,  El Fugitivo, Ironside, el Virginiano o Bonanza, hacen furor. Programas  de entretenimiento como Salto a la fama, Reina por un día, La hora Philips o  espacios culturales o de  entretenimiento, como Cesta y Puntos, La Casa de los Martínez, Un Millón para el mejor, Estudio 1, Conozca Vd. España o Fauna se hacen populares.  Cada vecino recuerda la televisión donde vio sus primeros programas. Leonor Rodríguez de Terque recuerda la TV de su tía Presenta donde se juntaba medio pueblo. Lola Amate la televisión de su vecino Antonio Gómez junto a los que pasaban la velada. Como vemos en la fotografía, la  novedosa televisión  se hizo presente en  múltiples aspectos sociales como las fotografías de escuela, María Romero, como otros niños de Terque  quedaron  enmarcados por el genial  invento en 1970.




Design by: Remedios Fernández